#CerrarlosCampamentos

(un mensaje de Jenn Meeropol)

Solo ha pasado un poco más de un año desde que las imágenes de niños pequeños en jaulas en tierra estadounidense, llorando por sus padres, causo extenso escándalo y aversión hacia las personas responsables que crearon esta situación, y los individuos complicitos en su ejecución. Fue en ese tiempo que yo añadí mi nombre al coro de personas expresando su furia y tristeza a relación de estas atrocidades. Más de 365 días después, la crisis ha crecido y es tiempo de expresar disgusto una vez más. Los centros de detención, que están sobrepoblados y llenos de bebes, jóvenes y adultos buscando asilo son horripilante, al igual que los reportes de muertes, separaciones de familias, y la falta de necesidades básicas como comida, agua, baños y un lugar seguro donde dormir.

Como ser humana y ciudadana estadounidense, estoy horrorizada a lo que el gobierno está haciendo bajo nuestro nombre. Como la nieta de Ethel y Julius Rosenberg, y la hija de su hijo menor, Robert Meeropol, yo también tengo una reacción única y profundamente personal al ver niños pequeños separados de sus padres, y todos aquellos que están peleando por una mejor vida por sus familiares encarcelados y demonizados. Las circunstancias son muy diferentes, pero en su esencia las similitudes resuenan: de nuevo, el gobierno está usando a los niños como armas en la batalla de opinión pública y negándole derechos humanos a un grupo entero de personas identificadas como una amenaza nacional en el tiempo de histeria colectiva. Esto es, simplemente inaceptable.

Vigilias y otras acciones protestando el trato inhumano por parte del gobierno, las pólizas de inmigración injustas e ineficaz, y llamando a un fin a los centros de detención, están planeadas alrededor del país el 12 de Julio. Muchos de estos eventos están organizados por o son afiliados al grupo, Luces para Libertad (visite lightsforliberty.org para más información o para encontrar una reunión cerca de usted.)

Yo apoyo a las personas que están trabajando para cerrar los campamentos, y lo hago con mucha apreciación a la gente que peleo contra la separación que mi familia aguanto. Estoy también orgullosa que Rosengberg Fund for Children (RFC) se ha reunido con varias otras organizaciones y todas se han listado como patrocinadores.

Nuestra organización, el RFC, se solidariza con y ofrece recursos únicos a activistas para derechos para inmigrantes que son atacados por ICE porque están hablando contra las deportaciones y otras pólizas contra-inmigrante. Sabemos que organizadores de movimiento están siendo acosados, arrestados, detenidos, deportados, despedido del trabajo, heridos, y encarcelados por su participación en esta lucho; nuestra organización ya está ayudando a unos de ellos.

Nosotros denunciamos este acoso motivado políticamente y ofrecemos apoyo emocional y practico a activistas de derechos al inmígrate y sus familias en los EE. UU atacados por su activismo, sin importar estatus migratorio. El RFC ofrece fondos monetarios (fondos directos) a activistas atacados menor de 25 años, o a los hijos menor de 24 años de activistas atacados. En ciertos casos los fondos pueden ser hasta varios miles de dólares por recipiente por año y son renovables.

Yo le amino a cualquier activista para derechos al inmigrante (menores de la edad de 25 anos, o con hijos menores de la edad de 25 anos) que han sido detenidos o acosados por su activismo, que nos contacten por medio de redes sociales, o a nuestro correo electrónico a granting@rfc.org, o 413-529-0063 para ver si nosotros podemos ayudar. O visite a nuestra página www.rfc.org/granting para más información.

Mi papa fundo Rosenberg Fund for Children (la organización que ahora yo dirijo) para honrar a la gente que se reunió a su alrededor de él y su hermano, y para continuar con su valor y compasión ayudando a los niños de los EE.UU. hoy en día cuyos padres enfrentan acosos, encarcelamiento, o peor debido a su activismo progresivo.

Creo que mucha gente se siente paralizada por la enormidad de la crisis migratoria y se preguntan si donar un poco de dinero a grupos que ayudan directamente, o hacer llamadas, o atender demonstraciones importa. Lo sé por mi trabajo con el RFC, y de mi propia experiencia familiar que ver a cienes, miles, o millones de personas reconocer el dolor de uno y actuar para pararlo hace una gran diferencia.

Muchos de nosotros estaremos en las calles de nuestra comunidad el 12 de Julio, uniéndonos con esas personas que todos los días ya están haciendo el trabajo vital, para proteger a nuestros niños, adultos y familias inmigrantes.  Yo creo que nuestro esfuerzo colectivo levantara a los afectados de este desastre de derechos humanos.